viernes, 30 de septiembre de 2016

Pastel de queso, membrillo y frutos secos




Aunque siga haciendo calor, estamos ya en otoño y dentro de nada podremos disfrutar de los membrillos. De momento y como aún están verdes nos conformamos con comprar el dulce de membrillo y hacer con él un pastel que ya empieza a recordarnos un poco al otoño. Un pastel inspirado en un postre clásico (el queso con membrillo), muy fácil de hacer y que puede disfrutarse incluso aunque siga haciendo calor. Como el verano aún no quiere marchar es un pastel que no necesita horno y para variar un poco, hicimos las fotos al aire libre... espero que os guste.
Ingredientes:
100 g de galletas tipo María
100g de frutos secos (nueces, almendras, avellanas, lo que os guste), más otro puñado para decorar
75 g de mantequilla
200 g de nata con un 35% de materia grasa
50 g de azúcar
250 g de queso para untar (tipo Philadelphia)
1 cuchara pequeña de vainilla líquida o en pasta
7 láminas de gelatina
400 g de membrillo
2 cucharas grandes de brandy



Preparación:
Comenzamos por preparar la base del pastel, para lo que trituramos los frutos secos hasta que no queden trozos grandes. Yo le puse nueces, pero podéis utilizar los que más os gusten. Agregamos a los frutos secos las galletas, para triturarlas también y posteriormente unimos todo con la mantequilla fundida, hasta obtener una pasta con la que cubrir el fondo de un molde desmontable de 17 cm de diámetro, previamente forrado con papel de hornear (aunque no vayamos a hornear el pastel, nos será más fácil desmoldarlo luego). Ponemos el molde en la nevera, mientras preparamos la capa de pastel de queso. Para ello calentamos la nata con el azúcar casi hasta que hierva. Remojamos 5 hojas de gelatina en agua fría y las disolvemos en la nata caliente. Añadimos el queso y la vainilla y mezclamos bien. Vertemos la mezcla en el molde, sobre la base de galleta y frutos secos y dejamos enfriar en la nevera durante  4 horas. Pasado ese tiempo ponemos el dulce de membrillo en una olla junto con las 2 cucharas de brandy más 2 de cucharas de agua y removemos a fuego lento hasta que se disuelva. Puede que necesite alguna cuchara más de agua. Entonces hidratamos en agua fría las otras dos láminas de gelatina y las agregamos al membrillo. Este último paso no es imprescindible, pero ayudará a que el membrillo se aguante mejor sobre el pastel cuando lo desmoldemos. Entonces vertemos el membrillo sobre el pastel de queso, antes de que enfríe y vuelva a tener consistencia. Dejamos enfriar 2 horas más en la nevera. Desmoldamos y adornamos con un puñado de los mismos frutos secos que usamos en la base. Feliz otoño!


No hay comentarios:

Publicar un comentario